¡INAPLICABILIDAD DE LEY Nº29944 LEY DE REFORMA MAGISTERIAL; PAGO INMEDIATO DEL 30% POR PREPARACION DE CLASES Y EVALUACION!

Para tener Presente

"Los Maestros, al ponernos al servicio del Estado, no hemos vendido nuestra conciencia ni hipotecado nuestras opiniones, ni hemos perdido nuestra ciudadanía. El hecho de recibir una suma mensual de dinero significa sólo el pago de nuestros servicios profesionales, pero no el pago de un silencio y de una conformidad que repugna. Quienes pretenden que el maestro debe "callar, obedecer y trabajar", están en un error, y cometen un insulto a la dignidad humana... ". José Antonio Encinas

¿REFORMA EDUCATIVA?

¿Reforma educativa para mejorar la calidad académica? Es posible esto sin atender el rezago educativo en materia de infraestructura en zonas marginales, con estudiantes mal alimentados y desnutridos, sin planes de estudio acorde a las necesidades de la población.

Evaluar a los maestros, ¿Quiénes, las instituciones corruptas del Estado? ¿La Ministra Bachiller que no sabe quien proclamó la independencia del Perú? ¿Los intelectuales “expertos” de la televisión? ¿Los periodistas mercenarios asalariados de la gran empresa?


MINUTO AMINUTO LA HNI DE LAS BASES DEL SUTEP

MINUTO AMINUTO LA HNI DE LAS BASES DEL SUTEP
HACER CLICK EN LA IMAGEN

09 noviembre 2014

Cajamarca enseña





La trágica muerte de Fidel Flores, ocurrida el 30 de octubre pasado, debiera ser una lección para todos. Cajamarca, como todos los pueblos que luchan por una casa, entrega lecciones de las que se pueden extraer valiosas enseñanzas. Vale reflexionar en torno a algunas de ellas. El sacrificio de este valeroso ciudadano cajamarquino nos refleja el convulso escenario nacional en el que es posible luchar y aún ofrendar la vida, por una causa justa.Y es que ahora Cajamarca es un pueblo que sabe que tiene derechos. Y está dispuesto a enfrentar la adversidad por ellos. Ha aprendido, en el quehacer cotidiano, que nada está sembrado en la tierra y que nada, cae del cielo. Todo tiene que ser forjado con sus propias manos y regado por su sangre. Sólo así, obtendrá victorias.
Si Fidel pudo enfrentar el acoso de hordas policiales amparadas por la Ley; es porque estaba seguro de la justeza de su causa. Ella le dio valor, y capacidad e resistencia.
El hecho ocurrido en la azotea de una vivienda, nos mostró, adicionalmente lo que es capaz la “justicia de clase” de la sociedad capitalista y burguesa. Un Poder Judicial al servicio de los poderosos. Una policía, presta siempre a actuar en su nombre. Una gama de matones que se mueve por dinero. Y una indiferencia notable que vio una lucha desigual, pero no intervino en ella por prudencia, cautela, o más bien falta de solidaridad activa.
La muerte de Fidel es injusta. Pero también inútil. Nada justificaba un procedimiento judicial que -hoy se sabe- comenzó hace más de veinte años y no se resolvió por desidia y parsimonia de los rostros de la justicia.
Nada, tampoco, la aplastante presencia policial que podría haber enfrentado a una vigorosa banda delictiva, pero que, en el caso, fue llamada apenas para doblegar la resistencia deuna sola persona. Los “custodios del orden” -15 contra a 1- actuaron como sus similares, los “héroes de Chavín de Huántar”: infinitamente superiores en hombres, armas y preparación de guerra en la Residencia Nipona en abril de 1997. Esta vez, se enfrentaron sólo a Fidel quien, sin duda, llevaba bien puesto su nombre.
Y nada justificaba tampoco el uso de amas letales, como la que le arrancó la vida a una persona que solo defendía el techo para sus hijos en un rincón profundo de nuestro martirizado país.
El suceso muestra, además, hasta que punto la desesperación puede llevar a un hombre a una resistencia sin perspectiva. Fidel estaba a punto de perder su casa, la de su familia y la de sus hijos. Y no tenìa nada más que algunas piedras para cautelar su futuro. Las usó. Y recibió, en respuesta cacerolas completas de disparos asesinos.
No debiera sorprender la reacción de “la prensa grande” ante los hechos No los ha ocultado. Al contrario. Los ha mostrado a grandes titulares y repetido en la “tele” hasta el hartazgo ¿Para qué? No para mostrar el heroísmo de Fidel y su pertinacia; ni el rostro impasible de la injusticia personificada en la juez que condujo el “desalojo”; sino tan sólo para confirmar la ineptitud de un gobierno, mostrándolo brutal e insensible.
El Presidente Humala, tomó distancia de los hechos. En una primera reacción, aseguró que éste era un acontecimiento muy malo. Y el Ministro del Interior criticó la violencia policial y dispuso medidas de castigo a sus autores. En los “medios” no faltaron, sin embargo, los que, en ese marco, dijeron que, en el fondo, lo que estaba en juego era “el imperio de la ley”. Fidel se alzaba contra ella y tenía que ser doblegado. Esa fue su visión de clase. Althaus dixit.
No han cesado, sin embargo, los ataques a gobierno por este hecho. Y eso, es lo que ha marcado la diferencia. ¿El entonces Presidente García criticó, acaso, los sucesos de Bagua? ¿No los alentó y justificó plenamente asegurando, además que sus protagonistas “se creían ciudadanos de primera clase”?
¿Alguna vez Jaime Althaus, Cecilia Valenzuela o Aldo M. le dijeron algo a Mercedes Cabanillas criticando los sucesos de Bagua? “Perú 21”, “Correo” o el diario “Expreso” ¿acusaron de pronto al gobierno aprista por esa matanza?
Hagamos un poco de memoria. No necesitamos hablar mucho de Fujimori para ello porque todos sabemos cómo ocurrían las cosas allí: se hubiese capturado a un ciudadano cualquiera, molido a palos para que “confiese” que Fidel lo adiestró para hacer actos terroristas; detenido a Fidel en una obscura madrugada y en pocas horas se le hubiese puesto a disposición de un Tribunal sin rostro, y en juicio secreto, dictado una sentencia anónima por “terrorismo agravado”: Cadena Perpetua, hubiese sido el desenlace ¿No era así la cosa? Nuestro querido Eduardo González Viaña hubiese podido escribir otro libro: “Fidel en el infierno”.
Pero en los años de Toledo, cuando el pueblo de Arequipa se alzó contra la privatización de empresas, el gobierno mandó “reprimir a la población y retomar la ciudad a cualquier costo”. No hubo muertos porque los nuevos jefes militares -los primeros después del fujimorato- no quisieron actuar sin una orden “expresa y escrita”, firmada por el titular del sector. No querían graduarse de asesinos.
Algunos años después, -en los años de García- el general Jordán, de la policía nacional recibió la orden de “emplear la fuerza” contra pacíficos manifestantes de Moquegua. Y cuando debió hacerlo, se vio ante una multitud pacìfica y desbordante que virtualmente lo desarmó. No quiso actuar y lo dijo: “mi misión, no es matar”. Desde el gobierno y la “prensa grande” le dijeron de todo: cobarde, pusilánime y hasta traidor. Pero se negó a enfilar sus fusiles contra el pueblo. Y lo echaron de la institución por eso ¿lo recuerdan?
Ellos quisieron siempre que se impusiera la fuerza y se doblegara la voluntad de la población, en todas partes. Y nunca les importó la vida de la gente ¿A qué tanta gritería ahora? Fidel no merece que nadie trafique con su sangre.
Lo que ocurre es que todo esto, forma parte de una misma campaña. Ella se orienta a desacreditar al máximo al Presidente y consolidar en el escenario a las esperpénticas figuras de Keiko y Alan, sus cartas para el 2016.
Como “el caso” López Meneses no da para más, y cómo lo de Chanduví no alzó vuelo, como aquello de la “vacancia presidencial” no entusiasmó a las galerías, entonces levantan otras cosas: Los sucesos del 30 de octubre en la azotea de la casa de Fidel, les cae de perillas, el tema de Martín Belaúnde, o el de Manuel Burga, les viene también como anillo al dedo.
Lo de Martín Belaúnde es muy claro. El dice que lo atacan porque es amigo de Ollanta y de Nadine. Y no le falta razón: si fuera amigo de Keiko, no le pasaría nada. Como no le pasa al Congresista Gagó a quien han “exonerado de culpa” pese a sus truhanerías; o al también congresista Grandes, acusado de alentar la prostitución infantil; o a Spadaro, por otras pillerías. Todos ellos gozan de impunidad por ser “amigos de Keiko” ¿verdad? Y si Martín Belaúnde lo fuera ¿no le iría mejor?
Algo parecido se puede decir con relación al tema de Manuel Burga, el odiado “Jefe de la Federación Peruana de de Futbol ¿Acaso no sabe todo el país que vivió a la sombra del gobierno de García los cinco años de gestión gubernativa del APRA?
El escenario nacional está convulso porque las denuncias referidas a la corrupción están a la orden del día. Y porque las Mafias se defienden como gato panza arriba para librarse de ellas ¿Acaso no hemos visto a Luciana León, la congresista aprista, decir que contra ella “hay persecución política” porque a Procuraduría puso en evidencia clamorosos desbalances patrimoniales? ¿Acaso no hemos sido testigos de los aullidos de Mauricio Mulder y Javier Velásquez, empeñados ambos en “cerrar” el caso de García para que se abandone la investigación al ex Presidente?
La Mafia busca desesperadamente liberar a Alberto Fujimori antes de fin de año. Y cuenta, según parece, con la benévola complicidad de un alto Magistrado que ya antes hablo a favor de delincuente convicto y confeso, recluido hoy en la DINOES, y en toro a cuyo caso habrá de fallar en semanas.
Aunque el cielo peruano parece siempre brumoso, poco a poco se está despejando. Y lentamente se va haciendo luz en cada recodo del camino. También para todo esto, Cajamarca enseña.
Gustavo Espinoza M. Colectivo de Dirección de Nuestra Bandera.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios:

DATA WEB DE EDUMEDIA TECNOLOGIA EDUCATIVA